Con el paso del tiempo la musculatura facial va perdiendo tonicidad. Esto se traduce en un rostro cada vez más cansado, poco oxigenado y desdibujado.

Con una poquita dedicación al día el rostro puede recuperar muchísima vitalidad. Esto lo conseguimos con Yoga facial.

Son ejercicios muy precisos para aprender a activar y relajar la musculatura del rostro , del cuello y escote.

Nos hace sentirnos muy bien ya que el rostro tiene drecta conexión con el resto del cuerpo y la mente.

Informate en el Centro sobre clases y precios.